lunes, 20 de octubre de 2014

CORRUPCION OFICIALISTA


Nosotros desde El Consejo Legislativo Estado Barinas vamos a seguir haciendo el trabajo encomendado por El Pueblo al elegirnos Legisladores y que hemos asumido esa responsabilidad desde el mismo momento de nuestra Juramentación y no esperamos ninguna Pre-Campaña o Campaña Electoral, para salir a hacer la Contraloría Social, proponer Leyes para el Debate entre otras responsabilidades y no descansaremos en nuestro empeño de Construir un mejor País, de igualdades para todos en donde el Respeto, el Trabajo y la Disciplina sean las Máximas y no construir sobre las ruinas de nuestros adversarios.
No hay la necesidad de destruir a tus Semejantes para dar a conocer tus Proyectos, todos Juntos, Somos más y con respeto creceremos. Adelante Compañeros, Venezuela nos necesita Unidos.



lunes, 15 de septiembre de 2014

ACCION DEMOCRATICA 73 AÑOS HACIENDO HISTORIA



Al cumplirse un Aniversario más de la Fundación del nuestro Glorioso Partido “Acción Democrática”, nos sentimos profundamente complacidos por todas las actividades que se realizaron a lo largo y ancho del País y en nuestro estado Barinas, fue un 13 de septiembre de 1941 en el Nuevo Circo de Caracas que Acción Democrática inicio su vida política, de ahí en adelante nació el Partido del Pueblo como instrumento de Redención social de las clases populares en Venezuela con mujeres y hombres que dieron su vida por la Consolidación del Sistema Democrático Venezolano, nacimos con Tesis Política y Programática, propia tesis que entre otras cosas planteaba la masificación de un Sistema de Educación de Calidad, la Consolidación de un Sistema de Servicios Públicos eficientes a Nivel Nacional, la Industrialización del País, el Desarrollo de un Sistema de Vialidad tanto Rural como Urbano, así como la Consolidación de una Democracia con Poderes Públicos Autónomos y Responsables.
En nuestro Estado Barinas el legado  de Acción Democrática se refleja en obras como la Universidad que siembra UNELLEZ, Sistema de Riego Guanare-Masparro, Construcción de Viviendas Rurales, Desarrollos Habitacionales como la Urb. Cuatricentenaria, Red de Hospitales y Ambulatorios en el Estado y Consolidación de la Vialidad tanto Urbana como Rural y tantas otras obras que por espacio de texto omitiremos, pertenecientes al legado que nos dejaron nuestros fundadores en el ejercicio del Poder, banderas que seguimos ondeando más allá de los 73 años con orgullo; asumimos nuestros aciertos y con responsabilidad en la rectificación nuestros desaciertos.
Los adecos tenemos que salir a la calle con nuestra propia política, sin complejos de ningún tipo, con la experiencia acumulada a lo largo de estos 73 años de historia, salir con nuestros Símbolos, llamando a la Unidad con propósitos claros para el Progreso y Desarrollo de Barinas, concepto este que seguros compartimos con nuestros aliados de la Mesa de la Unidad Democrática (M.U. D.), sin nerviosismo alguno, para erradicar la polarización que en 15 años ha favorecido al Gobierno.
Los Barineses sacudiremos los temores al ver a una Acción Democrática fortalecida, luchando por los intereses del Pueblo, para salir Democráticamente de esta pesadilla que mal gobierna. Los Acciondemocratistas nos convertiremos en una real alternativa de poder, dejando de ser Bisagra, seguiremos firmes en la Mesa de la Unidad Democrática, solos nadie puede!

martes, 9 de septiembre de 2014

Henry Ramos Allup: Igualar HACIA ABAJO


Una conocida realidad en los procesos sociopolíticos de todos los tiempos, informa que el ser humano siempre ha preferido la igualdad por encima de cualquier otro valor social, incluyendo la democracia y la libertad. Concientes de esa realidad, las revoluciones históricas han insistido en preservarla llegando en muchos casos a sacrificar el conjunto de los demás valores a cuya vigencia los analistas determinan lo que se denomina buen gobierno. Si tomamos por caso la más famosa de las revoluciones, la francesa que se inició en 1789, identificó el valor igualdad no con el aspecto económico que requería la supresión de la desigualdad en las fortunas, hecho que más bien legitimó, sino a la supresión de los privilegios, de la desigualdad en los derechos y en las oportunidades que se fundamentaba en la cuna o la herencia. La parte sensata de esa revolución no se preocupó de hacer más pobres a los ricos y a los de mediana fortuna sino de abrir cauces constitucionales para  que los pobres fueran más ricos de lo que eran teniendo acceso al desarrollo libre de sus aptitudes y capacidades contando, incluso, con el auxilio del Estado para superar sus rezagos históricos. Esa revolución, pues, trató de nivelar o de igualar hacia arriba y por eso sus conquistas se transmitieron y multiplicaron en la posteridad. Si hubiese tratado de igualar hacia abajo seguramente habría fracasado.
Otra famosa revolución, la rusa de 1917, convertida en soviética y comunista hasta su desplome definitivo en 1998, obró en sentido contrario: igualó a todos al mismo nivel, ciertamente, pero hacia abajo, empobreció a los ricos sin enriquecer a los pobres, estableció un bajísimo techo igualitario impeditivo de que alguien pudiera desarrollar libremente sus aptitudes y capacidades porque eso podría producir nuevas desigualdades, pero al mismo tiempo generó una nueva oligarquía con privilegios basados no en la cuna ni la herencia sino en la militancia política, y por ahí consagró la más brutal y odiosa de las desigualdades. Fracasó porque trató de igualar hacia abajo excepto a los propios.
No hace falta comentar lo que ha hecho la revolución chavista en quince años de gobierno: ha tenido éxito pleno en arruinar todo un país, en nivelar a todos hacia la miseria, excepto a los privilegiados de la claque oficialista. Afanados en convencer con hechos y dichos que el valor Patria es el  más importante de todos e incluso incompatible con los productos básicos de alimentación e higiene que ha sido incapaz de garantizar y producir, trata de meter por ahí un falso dilema que la gente no acepta, porque  por experiencia propia sabe que comer, bañarse, cepillarse los dientes, usar desodorante, tener medicinas, electricidad, agua y un mínimo de seguridad personal no es ni puede ser incompatible con patria alguna ni con la democracia ni con la libertad, y que todos estos valores le dicen  poco o nada a un pueblo hambriento que natural e instintivamente se preocupa primero por sobrevivir y después de todo lo demás. Que el gobierno no tenga riñones  de preguntarle a la gente si prefiere este remedo de patria antes que lo que necesita para sobrevivir a duras penas, porque se llevaría la sorpresa de su vida.



Una conocida realidad en los procesos sociopolíticos de todos los tiempos, informa que el ser humano siempre ha preferido la igualdad por encima de cualquier otro valor social, incluyendo la democracia y la libertad. Concientes de esa realidad, las revoluciones históricas han insistido en preservarla llegando en muchos casos a sacrificar el conjunto de los demás valores a cuya vigencia los analistas determinan lo que se denomina buen gobierno. Si tomamos por caso la más famosa de las revoluciones, la francesa que se inició en 1789, identificó el valor igualdad no con el aspecto económico que requería la supresión de la desigualdad en las fortunas, hecho que más bien legitimó, sino a la supresión de los privilegios, de la desigualdad en los derechos y en las oportunidades que se fundamentaba en la cuna o la herencia. La parte sensata de esa revolución no se preocupó de hacer más pobres a los ricos y a los de mediana fortuna sino de abrir cauces constitucionales para  que los pobres fueran más ricos de lo que eran teniendo acceso al desarrollo libre de sus aptitudes y capacidades contando, incluso, con el auxilio del Estado para superar sus rezagos históricos. Esa revolución, pues, trató de nivelar o de igualar hacia arriba y por eso sus conquistas se transmitieron y multiplicaron en la posteridad. Si hubiese tratado de igualar hacia abajo seguramente habría fracasado.
Otra famosa revolución, la rusa de 1917, convertida en soviética y comunista hasta su desplome definitivo en 1998, obró en sentido contrario: igualó a todos al mismo nivel, ciertamente, pero hacia abajo, empobreció a los ricos sin enriquecer a los pobres, estableció un bajísimo techo igualitario impeditivo de que alguien pudiera desarrollar libremente sus aptitudes y capacidades porque eso podría producir nuevas desigualdades, pero al mismo tiempo generó una nueva oligarquía con privilegios basados no en la cuna ni la herencia sino en la militancia política, y por ahí consagró la más brutal y odiosa de las desigualdades. Fracasó porque trató de igualar hacia abajo excepto a los propios.
No hace falta comentar lo que ha hecho la revolución chavista en quince años de gobierno: ha tenido éxito pleno en arruinar todo un país, en nivelar a todos hacia la miseria, excepto a los privilegiados de la claque oficialista. Afanados en convencer con hechos y dichos que el valor Patria es el  más importante de todos e incluso incompatible con los productos básicos de alimentación e higiene que ha sido incapaz de garantizar y producir, trata de meter por ahí un falso dilema que la gente no acepta, porque  por experiencia propia sabe que comer, bañarse, cepillarse los dientes, usar desodorante, tener medicinas, electricidad, agua y un mínimo de seguridad personal no es ni puede ser incompatible con patria alguna ni con la democracia ni con la libertad, y que todos estos valores le dicen  poco o nada a un pueblo hambriento que natural e instintivamente se preocupa primero por sobrevivir y después de todo lo demás. Que el gobierno no tenga riñones  de preguntarle a la gente si prefiere este remedo de patria antes que lo que necesita para sobrevivir a duras penas, porque se llevaría la sorpresa de su vida.
- See more at: http://acciondemocratica.org.ve/adport/henry-ramos-allup-igualar-hacia-abajo/#sthash.JZAZXsu7.dpuf
Una conocida realidad en los procesos sociopolíticos de todos los tiempos, informa que el ser humano siempre ha preferido la igualdad por encima de cualquier otro valor social, incluyendo la democracia y la libertad. Concientes de esa realidad, las revoluciones históricas han insistido en preservarla llegando en muchos casos a sacrificar el conjunto de los demás valores a cuya vigencia los analistas determinan lo que se denomina buen gobierno. Si tomamos por caso la más famosa de las revoluciones, la francesa que se inició en 1789, identificó el valor igualdad no con el aspecto económico que requería la supresión de la desigualdad en las fortunas, hecho que más bien legitimó, sino a la supresión de los privilegios, de la desigualdad en los derechos y en las oportunidades que se fundamentaba en la cuna o la herencia. La parte sensata de esa revolución no se preocupó de hacer más pobres a los ricos y a los de mediana fortuna sino de abrir cauces constitucionales para  que los pobres fueran más ricos de lo que eran teniendo acceso al desarrollo libre de sus aptitudes y capacidades contando, incluso, con el auxilio del Estado para superar sus rezagos históricos. Esa revolución, pues, trató de nivelar o de igualar hacia arriba y por eso sus conquistas se transmitieron y multiplicaron en la posteridad. Si hubiese tratado de igualar hacia abajo seguramente habría fracasado.
Otra famosa revolución, la rusa de 1917, convertida en soviética y comunista hasta su desplome definitivo en 1998, obró en sentido contrario: igualó a todos al mismo nivel, ciertamente, pero hacia abajo, empobreció a los ricos sin enriquecer a los pobres, estableció un bajísimo techo igualitario impeditivo de que alguien pudiera desarrollar libremente sus aptitudes y capacidades porque eso podría producir nuevas desigualdades, pero al mismo tiempo generó una nueva oligarquía con privilegios basados no en la cuna ni la herencia sino en la militancia política, y por ahí consagró la más brutal y odiosa de las desigualdades. Fracasó porque trató de igualar hacia abajo excepto a los propios.
No hace falta comentar lo que ha hecho la revolución chavista en quince años de gobierno: ha tenido éxito pleno en arruinar todo un país, en nivelar a todos hacia la miseria, excepto a los privilegiados de la claque oficialista. Afanados en convencer con hechos y dichos que el valor Patria es el  más importante de todos e incluso incompatible con los productos básicos de alimentación e higiene que ha sido incapaz de garantizar y producir, trata de meter por ahí un falso dilema que la gente no acepta, porque  por experiencia propia sabe que comer, bañarse, cepillarse los dientes, usar desodorante, tener medicinas, electricidad, agua y un mínimo de seguridad personal no es ni puede ser incompatible con patria alguna ni con la democracia ni con la libertad, y que todos estos valores le dicen  poco o nada a un pueblo hambriento que natural e instintivamente se preocupa primero por sobrevivir y después de todo lo demás. Que el gobierno no tenga riñones  de preguntarle a la gente si prefiere este remedo de patria antes que lo que necesita para sobrevivir a duras penas, porque se llevaría la sorpresa de su vida.
- See more at: http://acciondemocratica.org.ve/adport/henry-ramos-allup-igualar-hacia-abajo/#sthash.JZAZXsu7.dpuf

jueves, 14 de agosto de 2014

Denuncian falta de gestión de gobernador de Barinas





Los legisladores Simón Archila y Francisco Betancourt e integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD-Barinas) denunciaron ante la contraloría y el Consejo Nacional Electoral (CNE) de la entidad, que llevan 4 meses a la espera de la entrega del informe de gestión del gobernador Adán Chávez.
Manifestaron que se viola lo enunciado en el artículo 60 de la constitución del estado Barinas e indicaron que se introdujo un nuevo escrito ante dicho organismo a fin se les indique el estatus de las denuncias sobre presuntos hechos de corrupción en 147 casos por ellos descritos.



http://globovision.com/denuncian-falta-de-gestion-de-gobernador-de-barinas/

lunes, 11 de agosto de 2014

¿Por que la Democracia?



 
                                                               
                                                            Acción Democrática.
                                                        Comité Ejecutivo  Seccional.
                                                                  Estado Barinas.

La impresión general es que durante el Período Democrático en Venezuela (1958-1998) no se hizo nada por el País, o sólo se cometieron errores. Ello ha permitido que se levanten dos mitos: Primero, la Dictadura de Marcos Pérez Jiménez, a quien se le atribuye la construcción de grandes obras de infraestructura y además la planificación de muchas obras que se concluyeron posteriormente, y segundo, el gobierno de Hugo Chávez, a quien se le atribuye una Política Social dirigida a los sectores de menores recursos a los que, según sus partidarios “Nunca los habían tomado en cuenta anteriormente”. En este tríptico se exponen cifras que indican que ambos mitos son falsos. La Democracia fue el período de mayor desarrollo en Venezuela y gracias a eso los ciudadanos disfrutamos hoy en día de un mejor nivel de vida. Se instituyó un Sistema Democrático que hasta el momento ha sido único en la historia venezolana, ya que se transfería el poder a los ganadores de cada elección sin conflictos; algo ejemplar en un País de caudillos que imponían su poder por la fuerza.

    EDUCACIÓN: Se crearon 14.350 planteles de preescolar, primaria y bachillerato, de los 27.107      existentes al año escolar 2011-2012. Además se crearon 120 de las 167 instituciones de educación universitaria existentes en nuestro país. Esto permitió disminuir el analfabetismo de un 40% en 1958 a un 7% en 1998 y la educación llegó a todos los sectores sociales. 
     SALUD: Se inauguraron 211 de los 295 hospitales públicos en servicio y aumentó el número de médicos. Se redujo la mortalidad infantil de 62,5 en 1958 a 21,4 en 1998 y la esperanza de vida pasó de 58 años en 1960 a 73 años en el 2000.
      EMBALSES: Se comenzaron 77 de los 96 grandes embalses con los que cuenta el país, entre ellos el mayor de todos: el Gurí.
     AGRICULTURA: El área bajo regadío pasó de 13.700 hectáreas en 1958 a 255.433 en 1998
     ELECTRICIDAD: La capacidad instalada de electricidad se elevó de 1.028 megavatios a 21.688 y la población con servicio eléctrico pasó del 36% en 1958 al 98% en 1998.
   AGUA: El suministro de agua potable creció de 144 millones de m3 a 3.294 y la población con este servicio pasó del 31% en 1958 al 82% en 1998.
     CLOACAS: En 1958 sólo el 16% de la población poseía este servicio y en 1998 aumentó a 66%.

     TELÉFONOS: Se creó el Discado Directo Nacional y en 1998 unas 566 poblaciones disfrutaban de ese servicio. Se pusieron en servicio el Discado Directo Internacional y la comunicación satelital.

    PARQUES NACIONALES: Fueron decretados 41 de los 43 parques nacionales, entre ellos: Ávila, Canaima, Los Roques, Médanos de Coro, Morrocoy, Cueva del Guácharo, etc.

     CARRETERAS: Se construyeron 71168 kilómetros de los 95.671 de carreteras existentes. Ese total incluye 1.584 kilómetros de autopistas, de los cuales la Democracia hizo 1.185. Algunas obras ejecutadas son los puentes sobre el Lago de Maracaibo y Angostura, los distribuidores El Pulpo, La Araña y El Ciempiés y las autopistas: Regional de Centro (tramo Coche-Las Tejerías), Valencia-Puerto Cabello, Charallave, Barcelona-Cantaura, Centro-Occidental, Coro-Punto Fijo, Barquisimeto-Carora, Ciudad Bolívar-Ciudad Guayana, Ciudad Guayana-Upata, Guacara-Bárbula, Valera-Trujillo y Mérida-El Vigía. En construcción: Los Llanos, San Cristóbal-La Fría, Oriente, Circunvalación  Norte (Barquisimeto) y Acarigua-Barquisimeto.

METRO DE CARACAS: Actualmente el Metro de Caracas posee 47 estaciones, de las cuales 39 fueron construidas durante los gobiernos democráticos.

CULTURA: Fueron creadas 574 de las 727 bibliotecas existentes en 2008 y más de 120, de los 171 museos con los que cuenta el país. 

VIVIENDAS: Entre 1928 y 2012 se culminaron un total de 1.975.716 viviendas por parte del sector público, de las cuales, los gobiernos democráticos hicieron 1.431.142, entre ellas 436.039 casas rurales que se empezaron a construir desde 1959; antes de ese año, ningún gobierno se ocupó por hacer hogares para los campesinos.

REFORMA AGRARIA: Fueron afectadas más de 9.000.000 de hectáreas provenientes de grandes latifundios para dotar de tierras a los campesinos más necesitados. Esto se hizo sin graves conflictos con los anteriores propietarios.

TRABAJO: Se decretaron las pensiones del Seguro Social, el salario mínimo, el seguro de paro forzoso y la ley de política habitacional.



NACIONALISMO: Creación de la OPEP y PDVSA, nacionalización del hierro y el petróleo.


Liceo O'Leary.
.
Universidad de los Llanos Experimentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ).


Troncal 5
Hospital Luis Razetti
Intercomunal Barinas-Barinitas.
      
Autopista Jose Antonio Paez.